CREACIÓN DE PERSONAJE

Antes de empezar una nueva partida, tendrás que crearte un avatar. Será el protagonista de tu historia y tuyo es el poder de decidir qué características tiene.

Historias de origen

Durante la creación del personaje, tienes la opción de elegir uno de los seis personajes con origen. Se tratan de personajes específicos de este mundo, cada uno con historia única que contar. Tendrán su propia visión de las cosas, además de una subtrama personal, que se desarrollará en paralelo con el argumento principal del juego. Empiezan con una etiqueta de origen específica, que les otorga opciones de diálogo únicas, así como su propia historia, trasfondo y objetivos dentro del mundo de Rivellon.

Si lo que quieres es crear a alguien con quien contar tu propia historia, elige «Personalizado» y decide de qué raza y sexo quieres que sea tu personaje. Después, podrás seleccionar hasta dos etiquetas relativas a su profesión en la pestaña «Etiquetas».

Tipos de personaje

Divinity: Original Sin 2 es un juego sin clases predeterminadas, lo que significa que tu héroe (¡o villano!) puede usar cualquier tipo de arma o armadura, además de aprender cualquier tipo de habilidad de entre las que hay disponibles en el juego. Es por ello que no eliges la clase cuando creas el personaje, pero sí tienes que decidir de qué tipo será.

El tipo de personaje determina la función que tu personaje tendrá en el grupo. ¿Luchará cuerpo a cuerpo o con magia? ¿Se dedicará a robar o preferirá explorar? Si es tu primera partida y aún no tienes claro cómo funcionan las reglas del juego, las plantillas te ayudarán a crear un personaje equilibrado.

Si no es tu primera partida o si ya has jugado a muchos juegos de rol, no te cortes y personaliza a tu personaje como más te guste alterando a tu antojo sus atributos, habilidades, talentos y aptitudes.

Razas

En el juego hay cinco razas: humanos, elfos, enanos, lagartos y no muertos. Cada raza tiene talentos y aptitudes únicas, además de una forma característica de desenvolverse.

Por ejemplo, solo los elfos disponen del talento Comecadáveres, que les permite comerse órganos ajenos. Esto no solo los cura, sino que además les da acceso a los recuerdos del muerto.

Jugar como un personaje no muerto (de cualquier raza) tiene sus riesgos, pero también aporta beneficios únicos. Los no muertos deben ocultar su auténtico ser a los vivos o se arriesgan a verse atacados. Las pociones y hechizos de curación los dañarán, mientras que el veneno los sanará. Los no muertos pueden forzar cerraduras con los dedos y sobrevivir a la niebla letal.

 


Bandai Namco Entertainment 

© 2019 BANDAI NAMCO Entertainment Europe S.A.S.